Desde el Blog de Fontacto, traemos esta bonita infografía que aporta prácticos consejos a aquellas personas que estén emprendiendo nuevos proyectos.

     
   
Amar lo que haces es lo principal. Jamás harás algo mejor que aquello que te apasiona, y tampoco serás tan feliz como dedicándote a eso. Quizá no parezca ser la mejor opción, pero si pones todo tu empeño y esfuerzo, sin duda puedes hacerlo.    ¿Te ha sucedido que algo te dice que debes hacerlo? ¡Atrévete a hacerlo! No pierdes nada y puedes ganar mucho.
     
   
Seguir a la intuición es bueno, pero también hay que tener respaldo para dar pasos seguros. Conocer al mercado al que quieres llegar, conocer quién es tu competencia, qué hace y cómo, te sirve para generar un aprendizaje importante que seguro tendrá un buen impacto en tus resultados.    Conforma tu equipo de trabajo con personas en las que puedes confiar, que son proactivos y que comparten tu visión y objetivos. Elige siempre a los mejores, que busquen aportar lo mejor de sí en su área, sin ser todólogos.
   
Amar lo que haces y hacer lo que amas, de eso se trata. Aunque tener dinero es necesario para muchas cosas, pero no para ser feliz con tu vida. Qué mejor que despertar y dormir sabiendo que haces algo que te llena, hace feliz y que contribuyes con algo que los demás aprecian, les es útil o les cambió la vida.    Nadie hablará con tanta pasión de tu proyecto que tú. Contagia a tus socios y trabajadores de esa pasión para que se pongan la playera del equipo con el corazón. No los castigues, mejor ayúdalos a que crezcan junto contigo.
   
Teniendo un equipo con los mejores no necesitas una multitud de gente trabajando contigo. De tal forma lograrás poder tener una relación cercana con tus empleados, sabiendo mejor qué pasa y así lograr un nivel de compromismo mayor.    Un trabajo de calidad es fundamental para el desarrollo de una idea, incluso sirve como motivación. El conformismo no debe de tener lugar en nosotros, y en cambio aspirar a más sin detenerte.
   
Cuando se quiere innovar en algo es importante saber que nuestra idea puede cambiar totalmente y convertirse en otra. Si cometes errores, admítelos y afróntalos, aprende y continúa aplicando eso en el futuro.    Si te la vives buscando el mejor momento, para cuando voltees ya se te habrá ido mucho tiempo y quizá hasta el mejor momento. ¡Anímate!